Proyectos de intercambio, excelente oportunidad de profundizar en idiomas, cultura y convivencia

Proyectos de intercambio, excelente oportunidad de profundizar en idiomas, cultura y convivencia

21-05-2018

Avellaneda Ikastetxea se empapa de Europa. Nuestro proyecto educativo no descuida los beneficios de los intercambios de estudiantes, siempre centrados en mostrar a alumnos unos objetivos claros. Un intercambio de culturas, de idiomas, de convivencia, trabajo en equipo... que, sin duda, amplia la visión del mundo por parte de los alumnos. Cinco ventajas o beneficios del intercambio de alumnos.

Madurez. Salir de casa supone madurar, potencia la autonomía y la toma de decisiones, sin la presencia directa de la madre o del padre.  En la adolescencia, una salida como un intercambio europeo implica un pequeño gran reto, una responsabilidad para el alumno/a que, sin duda, va aprovechar. Viajar es una experiencia muy buena para aprender. Los estudiantes desarrollan múltiples habilidades como manejar la economía o improvisar ante lo desconocido para resolver problemas y hacerse entender en un país y en una familia que no es la suya.

Convivencia. Aunque la convivencia se cultiva día a día en los colegios e ikastolas, salir significa convivir en mayor grado. Minuto a minuto. Y no solo con los compañeros habituales; también con jóvenes que nada tiene que ver con ellos, con culturas diferentes, en idiomas diferentes. Se aprende a relacionarse y ser más tolerante y receptivo con los demás. Se generan nuevos vínculos con personas de culturas y formas de vivir distintas a las propias del entorno familiar y cultural. Y eso enriquece mucho la manera de pensar.

Cultura, idiomas…Salir significa aprender. El inglés, como idioma principal para desenvolverse, empieza a ser útil, y se convierte en una práctica continua fuera del aula. Además, sentir y palpar in situ aquellos lugares conocidos solo por los libros es una sensación diferente. Un aprendizaje que difícil se va olvidar.

 

Implicación. El alumno/a se ve inmerso en un proyecto que va más allá de su propio aprendizaje. El intercambio escolar forma parte de un proyecto participado por sus compañeros y compañeras del centro, y también por el alumnado de centros de otros países. Todo ello lo asumen los estudiantes, que se convierte en protagonistas de su aprendizaje y del de sus compañeros y compañeras, tanto los de su propio centro como los de fuera.

Trabajo en equipo. La salida a otro país implica una colaboración permanente. Todas las actividades y proyectos que se trabajan se realizan en común. En otro país, hay tiempo para aprender historia, cultura y divertirse. Pero, sea lo que sea, los estudiantes deben trabajar en equipo para desarrollar proyectos en común. Y de manera continua. Este tipo de salidas brinda la oportunidad de establecer contactos con personas de toda procedencia cultural y social, lo que puede resultar muy útil en el futuro personal y profesional de nuestros estudiantes.